lunes, 8 de diciembre de 2014

Mariposas blancas


Desde adolescente me cree la idea de que si una pequeña mariposa blanca
(de las que tienen un delgado borde negro en las alas)
volaba frente tuyo mientras caminas por la calle,
algo bueno te iba a pasar.

En ese entonces pensaba que lo mejor que me podía pasar era que T. me escribiera para salir a caminar.
En las épocas de desempleo (que aún no terminan), lo mejor sería conseguir un trabajo super cool con buena paga sin mucho esperar.
Ahora, lo mejor que podría pasar, es que mi bebe (aka. negocio propio) comience a despegar y tenga éxito duradero.

¡Oh, mariposita! Cuanta responsabilidad pongo sobre tus frágiles alas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada